jueves, 26 de febrero de 2009

Debates que le interesan a la sociedad.



Hoy: amigas que me terminé serruchando.

Desde que el mundo es mundo hemos asistido a esta frase de cabecera: “las amigas son amigas, no se les entra”
Analizando el caso (todo trabajo de campo altamente comprobable) he descubierto que dos de cada tres hombres alguna vez se bajaron a una amiga de esas que solemos calificar como “mi mejor amiga” (el 3º seguro mintió, sino la encuesta daría 100 sobre 100…)
Esto no tiene nada que ver con aquellos malintencionados que dicen que no hay amistad entre el hombre y la mujer. Nada más alejado, el entrevero es algo normal, el tema pasa cuando se suceden situaciones como las siguientes, a saber:
1) Estas tomando un tinto de la casa, dialogando con tu amiga de lo felices que eran en la secundaria cuando no había responsabilidades y de pronto un copa lleva a la otra y le miraste el escote. Pumba! a cobrar…si te devolvió una miradita cómplice en 5 segundos te tiene oliendo el perfumito importado sobre sus pechos (si valen la pena, obvio)
2) Recital (esta no falla): toca Las Manos de Filippi en Hudson y ella es fanática y vos no tenes una goma que hacer, así que vamos si total una par de temitas y un ambiente fumón no te van a venir mal. Durante el viaje se la pasan hablando de giladas y cuando entran al 4º tema te viene y te dice que le hace acordar a la fiesta de Cadorna esa que se pusieron todo en pedo y terminaron aspirando cocaína de la pura y bailando en bolas en la terraza. Vos te acercas, le decis que si, que la pasaron genial y que te alegra tenerla de amiga porque es una masa…papito!...al toque se te prendio de la trompa y después la terminaron en el coche escuchando Fidel Nadal.
3) Desengaño amoroso: esta es más clásica que Gimnasia perdiendo un campeonato. Están mal los dos porque se separaron de sus parejas y se abrazan llorando y dándose .animo que“vos siempre estas cuando te necesito” y que“vos sos la mina ideal porque me conocés”…al segundo se va todo al carajo y a comerlaaaaaaaaaaa…toda la noche.
Porque pasa esto, no lo sé muy bien pero los casos abundan. Para despedirme dejo una frase de una amigo que la sabe lunga: “Una amiga deja de serlo cuando se agachó para buscar algo y le fichaste el culo”
He dicho.


PD: si la de la foto fuera mi amiga no estaría hablando con ustedes

5 comentarios:

Ava Gardner dijo...

Yo tengo varios amigos hombres y creo en ese tipo de amistad... hasta cierto punto.

He arruinado amistades por este tipo de situaciones que mencionás.
En mi caso, el muchacho duda de mi amistad cuando ve mis dotes de flexibilidad símiles a la muchacha de la foto (es que soy muy laxa)en alguna obra de teatro.

Tengo fiebre, me quiero ir a la mierda...

Joe dijo...

Me entra la curiosidad de saber si usted es uno o varios, porque sus estudios y opiniones tienen mucho de trabajo grupal (o manada para tal caso) que da en el centro del asunto de cada cosa, he aqui un nuevo seguidor.

Con admiracion animal, jlg.

Don Koala -la oligarquía animal- dijo...

Joe: soy uno solo, lamentablemente no hay demasiada ayuda, los estudio son duros pero todo sea por la ciencia. Gracias por el cumplido.

Christopher C. dijo...

Don marsupial, le doy la derecha y la izquierda. Hago amigas con facilidad, y si después de un tiempo veo que la cosa no da para coger, las mando a la mierda. Hay una que si en estos días no abre las gambas, hacé tu vida nena.
Porque las mujeres están para eso en el mundo, para ser fornicadas.

Don Koala -la oligarquía animal- dijo...

Si señor. Ha dado usted en la tecla.